viernes, 18 de octubre de 2013

¿De que manera estamos expuestos a los peligros de la vida digital? Algunas vulnerabilidades en las capas de red del Modelo de interconexión OSI.

Durante la década de los 60, dentro del marco de la guerra fría, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada del Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DARPA) se planteo la posibilidad de que un ataque afectara a su red de comunicaciones y financio equipos de investigación en distintas universidades con el objetivo de desarrollar una red de ordenadores con una administración totalmente distribuida.

Como resultado de la aplicación de sus estudios en redes de conmutación de paquetes, se creó la denominada red ARPANET, de carácter experimental y altamente tolerable a fallos.

Más adelante, a mediados de los 70, la agencia empezó a investigar en la interconexión de distintas redes, y en 1974 estableció las bases de desarrollo de la familia de protocolos que se utilizan en las redes que conocemos hoy en día como redes TCP/IP.

La familia de protocolos TCP/IP se divide en las cuatro capas siguientes:


1) Capa de red. Normalmente esta´ formada por una red LAN o WAN (de conexión punto a punto) homogénea. Todos los equipos conectados a internet implementan esta capa. Todo lo que se encuentra por debajo de la IP es la capa de red física o, simplemente, capa de red.

2) Capa de internet (o capa de internetworking). Da unidad a todos los miembros de la red y, por lo tanto, es la capa que permite que todos se puedan interconectar, independientemente de si se conectan mediante línea telefónica o mediante una red local Ethernet. La dirección y el encaminamiento son sus principales funciones. Todos los equipos conectados a internet implementan esta capa.

3) Capa de transporte. Da fiabilidad a la red. El control de flujo y de errores se lleva a cabo principalmente dentro esta capa, que solo es implementada por equipos usuarios de internet o por terminales de internet. Los dispositivos de encaminamiento (encaminadores) no la necesitan.

4) Capa de aplicación. Engloba todo lo que hay por encima de la capa de transporte. Es la capa en la que encontramos las aplicaciones que utilizan internet: clientes y servidores de web, correo electrónico, FTP, etc. Solo es implementada por los equipos usuarios de internet o por terminales de internet. Los dispositivos de encaminamiento no la utilizan.

Como ya hemos comentado, solo los equipos terminales implementan todas las capas. Los equipos intermedios únicamente implementan el nivel de red y el nivel IP.

En cada una de las capas expuestas encontramos protocolos distintos.
Como ya se ha adelantado, en cada capa del modelo TCP/IP pueden existir distintas vulnerabilidades y un atacante puede explotar los protocolos asociados a cada una de ellas.

Cada día se descubren nuevas deficiencias, la mayoría de las cuales se hacen publicas por organismos internacionales, tratando de documentar, si es posible, la forma de solucionar y contrarrestar los problemas.

A continuación presentamos algunas de las vulnerabilidades más comunes de las distintas Capas:

1) Vulnerabilidades de la capa de red. Las vulnerabilidades de la capa de red están estrechamente ligadas al medio sobre el que se realiza la conexión. Esta capa presenta problemas de control de acceso y de confidencialidad.

Son ejemplos de vulnerabilidades a este nivel los ataques a las líneas punto a punto: desvío de los cables de conexión hacia otros sistemas, interceptación intrusiva de las comunicaciones (pinchar la línea), escuchas no intrusivas en medios de transmisión sin cables, etc.

2) Vulnerabilidades de la capa internet. En esta capa se puede realizar cualquier ataque que afecte un datagrama IP. Se incluyen como ataques contra esta capa las técnicas de sniffing, la suplantación de mensajes, la modificación de datos, los retrasos de mensajes y la denegación de mensajes.

Cualquier atacante puede suplantar un paquete si indica que proviene de otro sistema. La suplantación de un mensaje se puede realizar, por ejemplo, dando una respuesta a otro mensaje antes de que lo haga el suplantado.

En esta capa, la autenticación de los paquetes se realiza a nivel de máquina (por dirección IP) y no a nivel de usuario. Si un sistema suministra una dirección de máquina errónea, el receptor no detectara la suplantación. Para conseguir su objetivo, este tipo de ataques suele utilizar otras técnicas, como la predicción de números de secuencia TCP, el envenenamiento de tablas caché, etc.

Por otro lado, los paquetes se pueden manipular si se modifican sus datos y se reconstruyen de forma adecuada los controles de las cabeceras. Si esto es posible, el receptor será incapaz de detectar el cambio.

3) Vulnerabilidades de la capa de transporte. La capa de transporte transmite información TCP o UDP sobre datagramas IP. En esta capa podamos encontrar problemas de autenticación, de integridad y de confidencialidad. Algunos de los ataques más conocidos en esta capa son las denegaciones de servicio debidas a protocolos de transporte.

En cuanto a los mecanismos de seguridad incorporados en el diseño del protocolo de TCP (como las negociaciones involucradas en el establecimiento de una sesión TCP), existe una serie de ataques que aprovechan ciertas deficiencias en su diseño. Una de las vulnerabilidades más graves contra estos mecanismos de control puede comportar la posibilidad de interceptación de sesiones TCP establecidas, con el objetivo de secuestrarlas y dirigirlas a otros equipos con fines deshonestos.

Estos ataques de secuestro se aprovechan de la poca exigencia en el protocolo de intercambio de TCP respecto a la autenticación de los equipos involucrados en una sesión. Así, si un usuario hostil puede observar los intercambios de información utilizados durante el inicio de la sesión y es capaz de interceptar con éxito una conexión en marcha con todos los parámetros de autenticación configurados adecuadamente, podrá secuestrar la sesión.

4) Vulnerabilidades de la capa de aplicación. Como en el resto de niveles, la capa de aplicación presenta varias deficiencias de seguridad asociadas a sus protocolos. Debido al gran número de protocolos definidos en esta capa, la cantidad de deficiencias presentes también será superior al resto de capas. 

Algunos ejemplos de deficiencias de seguridad a este nivel podrían ser los siguientes:

- Servicio de nombres de dominio. Normalmente, cuando un sistema solicita conexión a un servicio, pide la dirección IP de un nombre de dominio y envía un paquete UDP a un servidor DNS; entonces, éste responde con la dirección IP del dominio solicitado o una referencia que apunta a otro DNS que pueda suministrar la dirección IP solicitada.

Un servidor DNS debe entregar la dirección IP correcta pero, además, también puede entregar un nombre de dominio dada una dirección IP u otro tipo de información.

En el fondo, un servidor de DNS es una base de datos accesible desde internet. Por lo tanto, un atacante puede modificar la información que suministra esta base de datos o acceder a Información sensible almacenada en la base de datos por error, pudiendo obtener información relativa a la topología de la red de una organización concreta (por ejemplo, la lista de los sistemas que tiene la organización).

- Telnet. Normalmente, el servicio Telnet autentica al usuario mediante la solicitud del identificador de usuario y su contraseña, que se transmiten en claro por la red.

Así, al igual que el resto de servicios de internet que no protegen los datos mediante mecanismos de protección, el protocolo de aplicación Telnet hace posible la captura de aplicación sensible mediante el uso de técnicas de sniffing.

Actualmente existen otros protocolos a nivel de aplicación (como, por ejemplo, SSH) para acceder a un servicio equivalente a Telnet pero de manera segura (mediante autenticación fuerte). Aun así, el hecho de cifrar el identificador del usuario y la contraseña no impide que un atacante que las conozca acceda al servicio.

- File Transfer Protocol. Al igual que Telnet, FTP es un protocolo que envía la información en claro (tanto por el canal de datos como por el canal de comandos). Así pues, al enviar el identificador de usuario y la contraseña en claro por una red potencialmente hostil, presenta las mismas deficiencias de seguridad que veíamos anteriormente con el protocolo Telnet.

Aparte de pensar en mecanismos de protección de información para solucionar el problema, FTP permite la conexión anónima a una zona restringida en la cual solo se permite la descarga de archivos. De este modo, se restringen considerablemente los posibles problemas de seguridad relacionados con la captura de contraseñas, sin limitar una de las funcionalidades más interesantes del servicio.

-Hypertext Transfer Protocol. El protocolo HTTP es el responsable del servicio World Wide Web. Una de sus vulnerabilidades más conocidas procede de la posibilidad de entrega de información por parte de los usuarios del servicio. Esta entrega de información desde el cliente de HTTP es posible mediante la ejecución remota de código en la parte del servidor.

La ejecución de este código por parte del servidor suele utilizarse para dar el formato adecuado tanto a la información entregada por el usuario como a los resultados devueltos (para que el navegador del cliente la pueda visualizar correctamente). Si este código que se ejecuta presenta deficiencias de programación, la seguridad del equipo en el que esté funcionando el servidor se podrá poner en peligro.

Fuente: "Aspectos Avanzados de Seguridad en Redes". (© Autores: Jordi Herrera Joancomartí, Joaquín García Alfaro, Xavier Perramón Tornil)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas Gracias por tus comentarios ...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ENTRADAS MAS POPULARES

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Recibe todas las actualizaciones de este blog. Sólo haz clic en el botón Me Gusta de Facebook.

Muchas gracias!!!

Powered By | Blog Gadgets Via Blogger Widgets